LA QUE NOS ESPERA

El día de hoy pasará. Lo que va a quedar es este blog y todos los blogs que se están haciendo ahora mismo en el mundo. Quedará todo lo que se está escribiendo en cualquier idioma. No lo podemos remediar. Ocurra lo que ocurra seguiremos describiendo, contando, opinando, plasmando, informando. El problema va a ser qué es lo que vamos a hacer para dar a la luz nuestras buenas o malas elucubraciones.   

¿Os habéis planteado, mis queridos compañeros escritores, lo que va a ser publicar a partir de ahora?

Me estoy preparando para el sinnúmero de propuestas que, por un impúdico precio, me van a llegar para que publique mi obra con esa imprenta que a sí misma se llama editorial y de la que desconozco su existencia en ese preciso momento.  

Si antes de que el tirano coronavirus nos marcara con su cruel presencia, publicar con una editorial de prestigio era como en Los Inmortales; sólo puede quedar uno. Ahora será lo mismo pero con una variante; ya no queda ni el último.

He imaginado el tipo de carta que vamos a recibir los autores cuando las editoriales que tengan el buen gusto de contestar lo hagan.

Estimado/a (pon tu nombre) Gracias por elegir nuestra editorial, pero lamentablemente en éste momento no vamos a poder publicar su obra.

¡Y mira que nos gustaría! Ha escrito usted una maravilla. Pero hay un problema. A usted no le conoce ni la cotilla de su barrio y después del paso del coronavirus el personal no está para ir comprando libros de desconocidos.

Nosotros vamos a dedicarnos a autores consagrados, clásicos, escritores triunfantes en otras lenguas y al libro de texto, que buen dinerito nos deja.

Con lo que, querido/a (pon tu nombre) le sugiero que si pretende publicar en una editorial un poco grande, intente que su nombre suene. Para darse a conocer vale cualquier cosa. Una causa altruista siempre es una buena tarjeta de visita. Pero si usted no es buena persona, busque alguna canallada que le cuadre y tire por ahí.

En cuanto tenga usted un número elevado de: me gusta en las distintas redes sociales, hablamos. Mientras tanto, archivamos su manuscrito y sí, el archivador es muy parecido al que aparece en la foto.

Suyo afectísimo Editorial…

Distintos tipos de archivadores donde irán a parar casi todos los manuscritos a partir de esta crisis de coronavirus

El panorama se va a poner así de complicado. Nos pensaremos abandonar una y otra vez. Pero vamos a seguir escribiendo, es inevitable. Te pica el bicho y tienes que coger el bolígrafo o teclear una idea maravillosa que se te acaba de ocurrir. Además, te empeñas en que el resto de los seres humanos sepan las cosas que escribes.

Entonces, ¿qué? Entonces; internet. ¡Dios mío! ¡Cómo me voy a hacer un hueco en Amazón entre tantos buenos escritores!

Lo pensaré mañana. Ahora voy a seguir escribiendo mi novela.

Lee mucho, escribe mucho y luego me lo cuentas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s