LA RED PURPURA

Esta novela es una continuación, que no segunda parte, del anterior éxito de la autora: La novia gitana.  

La red púrpura cuenta una historia muy turbia sobre las desapariciones de menores de edad (algo que en España es mucho más preocupante de lo que nos imaginamos). Consigue el ritmo suficiente como para pasar páginas y páginas de amena lectura. El hilo de la investigación se sigue muy bien y la autora hace desfilar un número muy elevado de personajes y ambientaciones a lo largo de toda la obra.

Es una novela negra, negrísima, con todos los elementos del género condensados en 423 páginas que tiene la edición de Alfaguara.

Tiene unos policías con una vida personal complicada o sin vida personal porque el trabajo es el alfa y el omega de sus existencias.

Tiene unos malos, muy malos, que no digo yo que no se justifiquen sus perversas acciones, pero os aseguro que son peores que una inspección de hacienda.

Hay violencia, kilos y kilos de violencia.

Delitos, del código penal no se dejan ni el prólogo.

Bajezas morales de tal tamaño que el demonio se sonrojaría.

También tenemos sexo de varias facturas: consentido, buscado, casi sin querer, forzado, violentado.

El fallo que le he encontrado es que la autora no hace demasiadas distinciones entre el habla, las expresiones y los acentos de los distintos personajes, y eso que aparece de todo. Desde unos jugadores onubenses de tute de la tercera edad a una chica de 18 años recién cumplidos nacida y criada en la Colonia de Pan Bendito de Madrid. Desde un rumano que duerme en una chabola de La Cañada Real, a un abogado que vive en un lujoso chalet de la carretera de La Coruña.

Y ya que estamos en Madrid, hay algo en esta novela que me encanta. El cariño y el conocimiento con que la autora trata la ciudad que me vio nacer. Te lleva de una zona a otra, de tal manera que te dan ganas de cogerte el metro y empezar a recorrer todos esos lugares. Bueno, el recorrido por La Cañada Real casi mejor lo dejamos.

Carmen Mola, la autora, hace algo que a mí personalmente me encanta. Casi no describe a los personajes. De la gran mayoría de ellos no sabemos el color de los ojos, ni del pelo, ni la altura, si tienen los pies grandes o la barbilla prominente. Carmen Mola te dice: —Hala lector, empieza a imaginar cómo quieres que sean los personajes que para eso tienes cerebro.

Pero claro, no es tan osada como para dejarte solo en medio de la lectura. Ella se dedica a dar muchos detalles sobre los pensamientos, las acciones y la situación de sus creaciones, con lo cual te planteas que si la protagonista se lleva al huerto a un número importante de mancebos (en Madrid ahora mismo huertos pocos, así que donde se los lleva es a un parking y lo hace dentro de todoterrenos) es que tiene que ser una mujer atractiva y con encanto.

En definitiva, libro totalmente recomendable y si decidís darle también una oportunidad a La novia gitana, no está mal. Es muy buen libro, en la línea de esta Red púrpura y os vais a enterar de muchos precedentes que ocurren en esta obra.

Lee mucho, escribe mucho y luego me lo cuentas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s